DESEMBARCO PIRATA EN VIVALABIRRA!

piraatA veces los compromisos familiares son, sinceramente, un coñazo. Menos mal que últimamente nos ha dado por ir conociendo uno a uno a los miembros de la familia Van Steenberge, y está resultando bastante más placentero el asunto.

Recordaréis que esta cervecera, mientras otras se hundían en aquellos años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, consiguió aguantar el tipo y vivir una segunda juventud de la mano de Jozef Van Steenberge. Él fue quien relanzó la casa y, aunque le dio nuevo nombre, nunca abandonó la producción de la cerveza de alta fermentación, por lo que, a partir de los años 70, se apuntó con facilidad al nuevo éxito de las cervezas artesanales. Algunas cervezas, como Augustijn, Piraat, Gulden Draak, etc. renacieron bajo su impulso. Cuando en 1990 dejó la cervecería en manos de su hijo, Paul Van Steenberge II, ya había conseguido un aumento espectacular en las ventas y una fama mundial de sus cervezas especiales.

Y hoy os presentamos la Piraat. Cuenta la leyenda que esta receta era consumida por los piratas y otros navegantes por su alto valor alimenticio, su aumento de energía y su capacidad de elevar la moral ante el peligro. Es una cerveza especial belga muy fuerte, 10,5% de alcohol, de alta fermentación y con segunda fermentación en botella.

De tonalidad ambarina y algo turbia, la Piraat arranca de forma agresiva, con espuma abundante y una gran variedad de aromas, recordando diferentes tipos de malteados y hierbas. Sabor muy complejo, perfumado, potente y rico. Su alto grado de alcohol está perfectamente integrado, al igual que sus vistosas y finas burbujas. Nariz afrutada, con notas de miel y flores variadas. Entrada con tendencia dulce, envuelta rápidamente con un agradable y elegante amargor, muy persistente, que crea importantes combinaciones gustativas, con ese cuerpo que le da la segunda fermentación.

Y recordad, mejor beberla a tragos cortos. ¡Salud!

NOVEDADES PARA AGOSTO!!

novedadesLlega agosto, amiguitos y amiguitas, y con él, el calor y un par de buenas birras para aplacarlo…

De mano de la mítica G. Schneider & Sohn, y en colaboración con la gente de la Brooklyn Brewery, llega a vivalabirra la nueva maravilla de esta fábrica, creadora entre otras de las aventinus. De su grifo número 5, directo a una botella de medio litro, mana a borbotones la Meine Hopfenweisse. Una doppelbock de trigo con un 8,2% de alcohol en volumen, turbia, de aroma algo dulce, maltosa, con notas a clavo, plátano, melocotón y miel al que se suma según avanza el trago un intenso torrente de hierba y pino, con cierto deje floral y a limón.

Del talento y genio de Andrew Dougall, Quique y compañía, recibimos la TRES MARES. La cerveza de la fábrica que más incide en el tema de la malta, pero sin olvidar el fino tacto que tienen estos chicos de Dougall’s para eso del lúpulo. Una ale tostada, con sabores a cereales y maltas torrefactas que dan paso a un intenso sabor a lúpulo.

Salud!

MEINE HOPFENWEISSE, una explosión de lúpulo, una experiencia nueva en el mundo del trigo

schneider meine hopfenweisseA estas alturas seguramente no haga ninguna falta que os hablemos de la fábrica Schneider & Sohn; tampoco necesitaréis explicaciones sobre weissbier; ni mucho menos un texto aclaratorio sobre el término doppelbock; ¿del lúpulo, qué más podemos decir?

El único ejercicio que os exigimos es el de unir todos estos conceptos en una única cerveza, ¿cómo os suena? Nosotros ya estamos nerviosos perdidos…

Así llega a vivalabirra la nueva maravilla de esta fábrica, creadora entre otras de las aventinus. De su grifo número 5, directo a una botella de medio litro, mana a borbotones la Meine Hopfenweisse. Una doppelbock de trigo con un 8,2% de alcohol en volumen, turbia, de aroma algo dulce, maltosa, con notas a clavo, plátano, melocotón y miel al que se suma según avanza el trago un intenso torrente de hierba y pino, con cierto deje floral y a limón.

A partir del día 1 de agosto tendréis oportunidad de descubrirla y disfrutarla en vivalabirra.